martes, 3 de marzo de 2020

Algunos alcances respecto a los ajustes al impuesto bruto y al crédito fiscal



Algunos alcances respecto a los ajustes al impuesto bruto y al crédito fiscal

Mg. Yanet Mamani Yupanqui[1]
Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez

RESUMEN

En el presente informe se ha analizado la forma de ajuste del impuesto bruto y el crédito fiscal, para fines del Impuesto General a las Ventas, que es una evidente afectación a su base imponible, por lo que resulta pertinente conocer algunos aspectos importantes de aquellos descuentos o contraprestaciones que quedaron sin efecto posteriormente a la emisión del comprobante de pago.


SUMARIO

1.    Introducción
2.    La deducción del impuesto bruto respecto a descuentos
3.    ¿Procede la deducción del impuesto bruto en importaciones?
4.    La deducción del impuesto bruto tratándose de la anulación total o parcial de venta de bienes o prestación de servicios
5.    El ajuste en la primera venta de inmuebles
6.    La deducción del impuesto bruto tratándose de error consignado en el comprobante de pago
7.    ¿Cuál es el respaldo de la deducción del impuesto bruto?
8.    Momento en el cual se debe efectuar el ajuste del impuesto bruto
9.    Respecto a la nota de crédito
10.  La deducción del crédito fiscal respecto a descuentos
11.  La deducción del crédito fiscal tratándose de los bienes que el sujeto hubiera devuelto o de la retribución del servicio no realizado restituida
12.  La deducción del crédito fiscal tratándose de exceso del Impuesto Bruto consignado en los comprobantes de pago
13.  . Momento en el cual se debe efectuar el ajuste del impuesto bruto
14.  Respecto al ajustes por retiro de bienes respecto al crédito fiscal

1.   Introducción

Cuando las empresas emiten un comprobante de pago se asume que su consecuencia es su respectivo registro contable, declaración y el respectivo pago de impuestos, sin embargo, la realidad de las operaciones comerciales en el diario quehacer nos muestra que la situación es distinta, debido a que, muchas veces las operaciones quedan canceladas, resueltas o se efectúan devoluciones de mercaderías, y muchas de estas situaciones se dan en periodos distintos a los que se originan. En ese sentido, es lógico pensar que el impuesto devengado en dicha operación deberá ser ajustado o dejado sin efecto, como veremos a continuación.

2.   La deducción del impuesto bruto respecto a descuentos

Al respecto, el inciso a) del artículo 26 del Texto Único Ordenado de la Ley del IGV (en adelante TUO de la LIGV) señala que del monto del impuesto bruto, resultante del conjunto de las operaciones realizadas en el periodo que corresponda, se deducirá el monto del impuesto bruto correspondiente al importe de los descuentos que el sujeto del impuesto hubiere otorgado con posterioridad a la emisión del comprobante de pago, que respalde la operación que los origina. A efectos de la deducción, se presume sin admitir prueba en contrario que los descuentos operan en proporción a la base imponible que conste en el respectivo comprobante de pago emitido.

Importante.-

Cabe precisar que el citado artículo refiere que los descuentos a que se hace referencia en el párrafo anterior son aquellos que no constituyan retiro de bienes.

2.1. Aspectos para tomar en cuenta respecto a los descuentos

El inciso b) del último párrafo del artículo 14 del TUO de la LIGV, prescribe que no forman parte del valor de venta, de construcción o de los ingresos por servicios; en su caso, los descuentos que consten en el comprobante del pago, en tanto resulten normales en el comercio y siempre que no constituyan retiro de bienes.

En esa misma línea, el numeral 13 del segundo párrafo del artículo 5 del Reglamento del TUO de la LIGV establece que los descuentos que se concedan u otorguen no forman parte de la base imponible, siempre que:

a) Se trate de prácticas usuales en el mercado o que respondan a determinadas circunstancias tales como pago anticipado, monto, volumen u otros;
b) Se otorguen con carácter general en todos los casos en que ocurran iguales condiciones;
c) No constituyan retiro de bienes; y
d) Conste en el comprobante de pago o en la nota de crédito respectiva.

Al respecto, la sala 1 del Tribunal Fiscal en la Resolución N.° 09688-1-2004 se ha pronunciado refiriendo que un descuento constituye una rebaja o minoración sobre el precio habitual de venta que una empresa concede a sus clientes y constituye una forma que tienen de incentivar, en el largo o en el corto plazo, la compra de sus productos y la fidelidad de sus clientes, sacrificando precios y ganancias, independientemente de la forma en que se realice.

Asimismo, la sala 2 en la RTF N.° 12457-2-2007, ha señalado que en el tema de los descuentos, no existe una prescripción específica respecto del tipo de clientes a los que se les pueden otorgar descuentos, por el contrario, los contribuyentes pueden conceder descuentos a todo tipo de clientes, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos de manera predeterminada en las políticas de venta de cada empresa.

Finalmente el Tribunal Fiscal en la RTF N.º 03173-10-2019, ha concluido señalando lo siguiente:
“los descuentos y bonificaciones constituyen rebajas que una empresa concede a sus clientes en relación con las operaciones previamente realizadas y, en este sentido, la referencia a la “costumbre de la plaza” y a “prácticas usuales en el mercado” a que hace mención tanto la ley del Impuesto a la Renta como la Ley del Impuesto General a las Ventas, sólo debe incluir supuestos que sean similares a los del mercado o a los previamente definidos en una política comercial, que impliquen una rebaja del valor de la operación realizada, es decir, del valor de los bienes vendidos y de los servicios prestados, considerando circunstancias que se vinculen al pago anticipado de la operación, monto o volumen de las ventas realizadas o servicios prestados, u otros similares”.

3.            ¿Procede la deducción del impuesto bruto en importaciones?

Para el caso específico de importaciones, los descuentos efectuados con posterioridad al pago del Impuesto Bruto no implicarán deducción alguna respecto del mismo, manteniéndose el derecho a su utilización como crédito fiscal; no procediendo la devolución del Impuesto pagado en exceso, sin perjuicio de la determinación del costo computable según las normas del Impuesto a la Renta.

En relación a ello, la Administración Tributaria mediante el Informe N.º 076-2008-SUNAT/2B0000, ha emitido opinión señalando que no procede otorgar el tratamiento previsto en el último párrafo del inciso a) del artículo 26 del TUO de la LIGV a los ajustes que disminuye el valor en Aduana una vez efectuado el pago del Impuesto Bruto del IGV por conceptos diferentes a los descuentos otorgados por el proveedor de los bienes materia de importación.

4.    La deducción del impuesto bruto tratándose de la anulación total o parcial de venta de bienes o prestación de servicios

El inciso b) del artículo 26 del TUO de la LIGV refiere que, del monto del impuesto bruto resultante del conjunto de las operaciones realizadas en el periodo que corresponda, se deducirá el monto del Impuesto Bruto, proporcional a la parte del valor de venta o de la retribución del servicio no realizado restituida, tratándose de la anulación total o parcial de ventas de bienes o de prestación de servicios.

4.1. ¿Existen condiciones para estas deducciones?

Si, efectivamente la anulación de las ventas o servicios está condicionada a la correspondiente devolución de los bienes y de la retribución efectuada, según corresponda.

Y en el caso de la anulación de ventas de bienes que no se entregaron al adquirente, la deducción estará condicionada a la devolución del monto pagado.

Respecto a este punto, los errores frecuentes son los casos de contribuyentes que emiten un comprobante de pago por la prestación de un servicio por un determinado periodo, sin embargo, este no se llega de realizar por diversas razones, y se tiene la obligación de emitir una nota de crédito para anular la citada operación, pero la nota se emite en un periodo distinto. Debido a esta situación surgen argumentos como que resulta desproporcional y abusivo que se les imponga una obligación tributaria por un servicio que no se efectuó, en consecuencia, muchos contribuyentes proceden a rectificar sus declaraciones juradas mensuales de un periodo sustentado en notas de crédito emitidas en otro periodo.

A causa de esta situación el Tribunal Fiscal a emitido resoluciones como la N.º 04320-8-2017, en las que se ha pronunciado en función a lo dispuesto por el numeral 3.1 del artículo 10 del Reglamento de la LIGV, que refiere que para determinar el valor mensual de las operaciones realizadas, los contribuyentes del impuesto deberán anotar sus operaciones, así como las modificaciones al valor de las mismas, en el mes en que están se realicen, en esa línea es que la sala 8 se pronuncia señalando lo siguiente:

“Que conforme se advierte de las indicadas notas de crédito se emitieron el 4 de octubre de 2016, por lo que dichos documentos no sustentan la declaración rectificatoria materia de análisis, para el período agosto de 2016, ya que según las normas que regulan el Impuesto General a las Ventas, dichos documentos se registrarían en el Registro de Ventas de octubre de 2016 y sustentarían la declaración del citado período, por lo que se procede a confirmar la resolución apelada en este extremo, careciendo de sustento lo alegado en contrario.

Que en cuanto a lo argumentado por la recurrente en el sentido que resulta desproporcional y abusivo que se le imponga una obligación tributaria por un servicio que no efectuó ni recibió contraprestación alguna, cabe señalar que la observación efectuada por la Administración está dirigida a cuestionar que las Notas de Crédito N.º XXX emitidas el 4 de octubre de 2016, no sustentan la declaración rectificatoria del período de agosto de 2016 con relación al Impuesto General a las Ventas, correspondiendo su registro en el período en que fueron emitidas, es decir, octubre de 2016”.

5.    El ajuste en la primera venta de inmuebles

De conformidad con el numeral 3 del artículo 7 del Reglamento de la LIGV, es pertinente tomar en consideración que, tratándose de la primera venta de inmuebles efectuada por los constructores de los mismos, cuando no se llegue a celebrar el contrato definitivo se podrá deducir del impuesto bruto el correspondiente al valor de las arras de retractación gravadas y arras confirmatorias restituidas, en el mes que se produzca la restitución.
  
6.    La deducción del impuesto bruto tratándose de error consignado en el comprobante de pago

Conforme el inciso c) del artículo 26 del TUO de la LIGV, refiere que, del monto del impuesto bruto resultante del conjunto de las operaciones realizadas en el periodo que corresponda, se deducirá el exceso del impuesto bruto que por error se hubiere consignado en el comprobante de pago.

Respecto a este punto, la Administración Tributaria mediante el informe N.º 107-2003-SUNAT/2B0000, ha referido que tratándose del exceso del impuesto que por error se hubiera consignado en el comprobante de pago, únicamente procederá la aplicación de los dispuesto en el inciso c) del artículo 26 del TUO de la LIGV. En ese sentido, para que proceda el ajuste del impuesto bruto, el contribuyente deberá emitir la nota de crédito respectiva y acreditar que el comprador no ha utilizado el exceso como crédito fiscal, y que lo antes señalado resulta de aplicación también a los casos de empresas que hayan suspendido sus actividades. 

Asimismo, el Tribunal Fiscal en la Resolución N.° 06599-4-2003, analizó el caso en el que se estableció que debido a que determinadas operaciones de exportación de servicios en el que el prestatario de tales servicios era un sujeto no domiciliado que resultaba ajeno a la operatividad del IGV, resultaba jurídicamente imposible que éste utilizara el crédito fiscal a que se refieren las normas del citado impuesto, cumpliéndose de esta manera con el requisito establecido por el inciso c) del artículo 26 de la Ley del Impuesto General a las Ventas, en el sentido que el adquirente no hubiera utilizado el monto indebidamente consignado en el comprobante de pago como crédito fiscal, por lo que carecía de relevancia la solicitud de la Administración respecto de la acreditación de la entrega de las notas de crédito al cliente del exterior mediante las cuales se efectuó el ajuste del impuesto que gravó indebidamente las operaciones de exportación de servicios.

7.    ¿Cuál es el respaldo de la deducción del impuesto bruto?

De conformidad con el último párrafo del artículo 26 del TUO de la LIGV las deducciones deberán estar respaldadas por notas de crédito que el vendedor deberá emitir de acuerdo con las normas que señale el Reglamento de la LIGV.

8.    Momento en el cual se debe efectuar el ajuste del impuesto bruto

Al respecto el numeral 1 del artículo 7 del Reglamento de la LIGV refiere que los ajustes a los que se refería el artículo 26 de la TUO de la LIGV, se efectuarían en el mes en que se producían las rectificaciones, devoluciones o anulaciones de las operaciones originales.

De manera concordada el numeral 3.1 del artículo 10 del citado reglamento, precisa que, para determinar el valor mensual de las operaciones realizadas, los contribuyentes del impuesto deberán anotar sus operaciones, así como las modificaciones al valor de las mismas, en el mes en que éstas se realicen.

Del mismo modo, el numeral 4 del citado artículo 10, prescribía que para determinar el valor mensual de las operaciones realizadas se deberá anotar en los Registros de Ventas e Ingresos y de Compras, todas las operaciones que tengan como efecto anular, reducir o aumentar parcial o totalmente el valor de las operaciones. Para que las modificaciones mencionadas tengan validez, deberán estar sustentadas, en su caso por los siguientes documentos:

a)    Las notas de débito y de crédito, cuando se emitan respecto de operaciones respaldadas con comprobantes de pago,
b)    Las liquidaciones de cobranza u otros documentos autorizados por la SUNAT con respecto de operaciones de importación.

En relación a este punto, se han originado dudas, como si cabe la posibilidad de realizar la deducción de la nota de crédito en la fecha de emisión o en la fecha de recepción; al respecto, la sala 3 del Tribunal Fiscal en la RTF N.º 03508-3-2016, ha referido lo siguiente:

“Que de lo expuesto, se aprecia que la controversia consiste en determinar si la recurrente debía deducir en la fecha de emisión o en la fecha de recepción de las notas de créditos, el monto del impuesto bruto consignado en aquéllas, del impuesto bruto resultante del conjunto de operaciones realizadas en el periodo, y dado que el fundamento de este reparo se analizó en el punto anterior verificándose en esta instancia que las notas de crédito fueron emitidas por la recurrente en el mes de diciembre de 2003 para otorgar descuentos por cumplimiento de objetivos, situación que no ha sido objetada por la Administración, correspondía que el ajuste a que se refiere el inciso a) del artículo 26 de la Ley del Impuesto General a las Ventas se realizara a la base imponible del Impuesto General a las Ventas en el mes y año en que en que se produjeron las rectificaciones de las operaciones originales y no en aquél en que dichas notas de crédito fueron recibidas por los clientes, como sostiene la Administración, por lo que corresponde levantar el presente reparo y revocar la apelada en dicho extremo”.

9.    Respecto a la nota de crédito

El numeral 1.1 del artículo 10 del Reglamento de Comprobantes de Pago (RdCP), establece que las notas de crédito se emitirán por concepto de anulaciones, descuentos, bonificaciones, devoluciones y otros[2]. Asimismo, el numeral 1.6 del mismo artículo, refiere que el adquirente o usuario, o quien reciba la nota de crédito a nombre de éstos, deberá consignar en ella su nombre y apellido, su documento de identidad, la fecha de recepción y, de ser el caso, el sello de la empresa.

En esa misma línea la sala 2 del Tribunal Fiscal ha señalado mediante la Resolución N.° 04476-2-2010, que a efecto de sustentar la emisión de una nota de crédito es necesario que se acredite su entrega al adquirente (cliente) para modificar la factura respectiva, toda vez que de acuerdo con las normas que regulan la emisión y archivo de las notas de crédito, éstas deben ser entregadas al adquirente a fin de anular la venta previamente facturada, y que para tal efecto debe dejarse constancia del nombre y apellido de la persona que las recibió, el número de su documento de identidad, fecha de recepción y, de ser el caso, el sello de la empresa.

Tomando en consideración lo antes señalado, conviene realizarnos la siguiente pregunta:

9.1. Entonces ¿Constituye un requisito de validez lo dispuesto por el numeral 1.6 del artículo 10 del RdCP para anular, reducir o aumentar parcial o totalmente la operación?

Al respecto la sala 3 del Tribunal Fiscal ha establecido en la Resolución N.° 04001-3-2010, que lo dispuesto en el numeral 1.6 del artículo 10 del Reglamento de Comprobantes de Pago constituye un medio para confirmar que efectivamente se está ante una operación de venta que ha sido modificada, y que da lugar a la devolución de parte del precio de los bienes vendidos o a su no pago en caso de no haberse cancelado el precio total, sin necesidad de realizar el cruce de información, mas no es un requisito de validez de las operaciones que tienen por objeto anular, reducir o aumentar parcial o totalmente su valor, por lo que si la Administración desconociera la reducción del valor de la venta de los bienes, debía verificar si las operaciones fueron modificadas y si se redujo el precio de venta, como exige la ley.

La misma sala 3 en la RTF N.º 03508-3-2016 a referido lo siguiente:

“Que en el presente caso la Administración ha efectuado el reparo únicamente sustentándose en que las notas de crédito fueron recibidas por los clientes en el mes siguiente, sin haber objetado que las operaciones de venta fueron efectivamente modificadas, por cuanto considera que el ajuste al débito fiscal debe realizarse en el periodo en el cual sé acredita la recepción de las notas de crédito.
Que de acuerdo con las normas y criterios expuestos, si bien el ajuste de una operación debe realizarse en ambas partes, éste debe efectuarse en el mes en que se produzcan las rectificaciones, devoluciones o anulaciones de las operaciones originales, siendo que la recepción de las notas de crédito por parte de los clientes únicamente constituye un medio de prueba de dicho ajuste, más no un requisito de validez de tales operaciones, por lo que procede levantar el reparo bajo análisis y revocar la resolución apelada en dicho extremo”.

9.2. ¿Procede la deducción por operaciones ficticias en la cuales se ha emitido notas de crédito?

Al respecto mediante la Carta N.º 070-2005-SUNAT/2B0000 la SUNAT, ha referido que en el caso de simulación de ventas efectuadas por los propios empleados, por los cuales se giraron facturas de ventas al crédito a clientes ficticios, no resulta posible emitir una nota de crédito ni tampoco efectuar el ajuste del impuesto bruto a que se refiere el artículo 26 del TUO de la Ley del IGV e ISC, tratándose de operaciones de venta que han sido registradas por el contribuyente en su Registro de Ventas e ingresos. 

10.  La deducción del crédito fiscal respecto a descuentos

Conforme al artículo 27 del TUO de la LIGV, del crédito fiscal se deducirá el Impuesto Bruto correspondiente al importe de los descuentos que el sujeto hubiera obtenido con posterioridad a la emisión del comprobante de pago que respalde la adquisición que origina dicho crédito fiscal, presumiéndose, sin admitir prueba en contrario, que los descuentos obtenidos operan en proporción a la base imponible consignada en el citado documento.
Importante.-
Los descuentos a que se hace referencia en el párrafo anterior, son aquellos que no constituyan retiro de bienes.
Al respecto la Administración Tributaria ha emitido opinión mediante el informe N.º 017-2014-SUNAT-5D000, en la que ha precisado que mediante la deducción del crédito fiscal se alcanza la neutralidad del IGV, pues se logra que cada contribuyente otorgue al fisco la parte del tributo que le corresponde, luego de haber deducido del impuesto bruto el IGV correspondiente a las adquisiciones efectuadas, evitándose de esa forma que el precio de los bienes y servicios se incremente más de los que el fisco recauda por dicho impuesto.

11.  La deducción del crédito fiscal tratándose de los bienes que el sujeto hubiera devuelto o de la retribución del servicio no realizado restituida
Del crédito fiscal se deducirá el Impuesto Bruto correspondiente a la parte proporcional del valor de venta de los bienes que el sujeto hubiera devuelto o de la retribución del servicio no realizado restituida.
Asimismo, en el caso que los bienes no se hubieran entregado al adquirente por anulación de ventas, se deducirá el Impuesto Bruto correspondiente a la parte proporcional del monto devuelto
Al respecto el numeral 4 del artículo 7 del Reglamento de la LIGV precisa respecto al ajuste del crédito fiscal conforme el inciso b) del artículo 27 de la LIGV y al numeral 3 del artículo 3 del Reglamento de la LIGV, deberá deducir del crédito fiscal el Impuesto Bruto correspondiente al valor de las arras de retractación gravadas y arras confirmatorias devueltas cuando no se llegue a celebrar el contrato definitivo.
12.  La deducción del crédito fiscal tratándose de exceso del Impuesto Bruto consignado en los comprobantes de pago

Al igual del crédito fiscal se deducirá el exceso del Impuesto Bruto consignado en los comprobantes de pago correspondientes a las adquisiciones que originan dicho crédito fiscal.

13.  Momento en el cual se debe efectuar el ajuste del crédito fiscal

Al respecto el numeral 1 del artículo 7 del Reglamento de la LIGV, señala que los ajustes, a los que se refería el artículo 27 de la TUO de la LIGV, se efectuarían en el mes en que se producían las rectificaciones, devoluciones o anulaciones de las operaciones originales.

De manera concordada el numeral 3.1 del artículo 10, del citado reglamento, precisa que, para determinar el valor mensual de las operaciones realizadas, los contribuyentes del impuesto deberán anotar sus operaciones, así como las modificaciones al valor de las mismas, en el mes en que éstas se realicen. Asimismo, el numeral 4 del citado artículo 10 prescribía que para determinar el valor mensual de las operaciones realizadas se deberá anotar en los Registros de Ventas e Ingresos y de Compras, todas las operaciones que tengan como efecto anular, reducir o aumentar parcial o totalmente el valor de las operaciones, siendo que para que las modificaciones mencionadas tengan validez, deberán estar sustentadas, en su caso, entre otros, por las notas de débito y de crédito, cuando se emitan respecto de operaciones respaldadas con comprobantes de pago.

13.1. ¿Cuál es el respaldo de la deducción del crédito fiscal?

De conformidad con el último párrafo del artículo 27 de la LIGV señala que las deducciones deberán estar respaldadas por notas de crédito que el vendedor deberá emitir de acuerdo con las normas que señale el reglamento.

14.  Respecto al ajustes por retiro de bienes respecto al crédito fiscal

El artículo 28 del TUO de la LIGV prescribe que, cuando se trate de bonificaciones u otras formas de retiro de bienes, los ajustes del crédito fiscal se efectuarán de conformidad con lo que establezca el reglamento.
En ese sentido, el numeral 2 del artículo 7 del Reglamento de la LIGV precisa que para efectos del ajuste del Crédito Fiscal a que se refiere el artículo 28 antes descrito, cuando la bonificación haya sido otorgada con posterioridad a la emisión del comprobante de pago que respalda la adquisición de los bienes, el adquiriente deducirá del crédito fiscal correspondiente al mes de emisión de la respectiva nota de crédito, el originado por la citada bonificación.


[1] Abogada Colegiada por la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez. Máster en Gobierno y Administración Pública por la Universidad Complutense de Madrid - España, Egresada de la Maestría en Derecho Tributario con mención en Política Fiscal de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Especialidad en el Programa de Especialización para Ejecutivos en Derecho Corporativo por la Universidad ESAN. Ex funcionaria de la Sunat y actual miembro del staff de asesores tributarios de la Revista Actualidad Empresarial. Expositora en seminarios y conferencias en temas tributarios a nivel nacional y coautora de diversos libros y folletos en materia tributaria.
[2] Respecto a este punto, resulta importante resaltar que la sala 1 del Tribunal Fiscal mediante la Resolución N° 06498-1-2011, ha referido que las notas de crédito sólo pueden ser emitidas, entre otros supuestos, por descuentos y sólo para modificar comprobantes de pago emitidos con anterioridad, por lo que no se trata de una operación autónoma sino que está subordinada una operación anterior, de allí que se requiera su recepción y registro por parte del adquirente (cliente).

jueves, 27 de febrero de 2020

Las personas naturales que perciban rentas de tercera categoría producto de la atribución realizada por fondos o fideicomisos se encuentran obligadas a incluir en sus DJA del Impuesto a la Renta, la renta o pérdida atribuida por el fondo o fideicomiso



Las personas naturales que perciban rentas de tercera categoría producto de la atribución realizada por fondos o fideicomisos se encuentran obligadas a incluir en sus DJA del Impuesto a la Renta, la renta o pérdida atribuida por el fondo o fideicomiso


Informe N.° 019-2020-SUNAT/7T0000

- Pregunta -

Se formulan las siguientes consultas acerca de la aplicación de las obligaciones formales relacionadas con las rentas o pérdidas de la tercera categoría que son atribuidas por las sociedades administradoras o sociedades titulizadoras, que no califican como FIRBIS(1) o FIBRAS(2), a favor de personas naturales partícipes, fideicomisarios, fideicomitentes o terceros, según se trate, por sus inversiones en fondos de inversión o fideicomisos considerando las normas aplicables para el ejercicio 2019:


1.   Si la persona natural que recibe la atribución de rentas o pérdidas de tercera categoría de un fondo de inversión o fideicomiso percibe otras rentas de tercera categoría distintas a las atribuidas por el fondo o fideicomiso ¿está obligada a incluir en sus declaraciones juradas del Impuesto a la Renta la renta o pérdida atribuida por el fondo o fideicomiso?

2.   Si la persona natural que recibe la atribución de rentas o pérdidas de tercera categoría de un fondo de inversión o fideicomiso no percibe otras rentas de tercera categoría distintas a las atribuidas por el fondo o fideicomiso,

a)        ¿Está obligada a incluir en sus declaraciones juradas del Impuesto a la Renta la renta atribuida por el fondo o fideicomiso?
b)        ¿Está obligada a llevar libros y registros contables?


- Respuesta -

Considerando las normas aplicables para el ejercicio 2019:

1. .  Las personas naturales que perciban rentas de tercera categoría producto de la atribución realizada por fondos o fideicomisos se encuentran obligadas a incluir en sus declaraciones juradas del Impuesto a la Renta, la renta o pérdida atribuida por el fondo o fideicomiso.

2. La persona natural que recibe la atribución de rentas o pérdidas de tercera categoría de un fondo de inversión o fideicomiso que no califica como FIRBIS o FIBRA y que no percibe otras rentas de tercera categoría distintas a las atribuidas por el fondo o fideicomiso se encuentra obligada a llevar libros y registros contables.

Los beneficios colectivos otorgados en monto dinerario en virtud a un laudo arbitral o convenio colectivo se encuentran afectos al impuesto a la renta de quinta categoría

Los beneficios colectivos otorgados en monto dinerario en virtud a un laudo arbitral o convenio colectivo se encuentran afectos al impuesto a la renta de quinta categoría 


Informe N.° 017-2020-SUNAT/7T0000
-   
          -  Pregunta -

Se consulta si los beneficios colectivos otorgados en monto dinerario en virtud a un laudo arbitral o convenio colectivo otorgados a favor de personal sujeto al régimen laboral de la actividad privada de una entidad pública, se encuentran afectos al impuesto a la renta de quinta categoría.



-        - Respuesta -

    Los beneficios colectivos otorgados en monto dinerario en virtud a un laudo arbitral o convenio colectivo a favor de personal sujeto al régimen laboral de la actividad privada de una entidad pública, se encuentran afectos al impuesto a la renta de quinta categoría salvo que se trate de algún concepto que constituya condición de trabajo o que se encuentren excluidos del campo de aplicación del impuesto en mérito a una norma expresa, lo cual deberá analizarse en cada caso.

     ANOTACIONES: 

  Al respecto, esta Administración Tributaria ha señalado en el Informe N.° 204- 2009 SUNAT/2B0000(1) que, en principio, todo ingreso obtenido por el trabajador con ocasión del vínculo laboral que mantiene con su empleador, estará afecto al Impuesto a la Renta de quinta categoría, siendo irrelevante si dicho ingreso tiene o no carácter remunerativo, la denominación que se le haya asignado(2) o la entidad obligada a abonarlo.
  
     Por otra parte, en el Informe N.° 037-2009-SUNAT/2B0000(3) se ha señalado que en principio, todo ingreso obtenido por el trabajador con ocasión del vínculo laboral que mantiene con su empleador estará afecto al Impuesto a la Renta de quinta categoría, sin importar la denominación que se le asigne a dicho ingreso ni el hecho que el mismo derive de una obligación asumida por el empleador en virtud de un Convenio Colectivo; conclusión que resulta extensible a los ingresos obtenidos por el trabajador en virtud de una obligación asumida en base a un laudo arbitral en la medida que no existe excepción específica establecida por alguna norma al respecto.
    
      Sobre este último supuesto, tal como se ha señalado en el Informe N.° 163-2019-SUNAT/7T0000(5), el Tribunal Fiscal en reiterada jurisprudencia(6) ha señalado que se entiende por condición de trabajo a los bienes o pagos indispensables para viabilizar el desarrollo de la actividad laboral en la empresa, montos que se entregan para el desempeño cabal de la función de los trabajadores, sean por concepto de movilidad, viáticos, representación, vestuario, siempre que razonablemente cumplan tal objeto y no constituyan un beneficio o ventaja patrimonial para el trabajador.







lunes, 24 de febrero de 2020

LIBRO: TODO LO QUE DEBE CONOCER SOBRE LA DECLARACIÓN JURADA ANUAL DEL IMPUESTO A LA RENTA 2019


LIBRO: TODO LO QUE DEBE CONOCER SOBRE LA DECLARACIÓN JURADA ANUAL DEL IMPUESTO A LA RENTA 2019




CONTENIDO
PARTE I: Obligación de presentar la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta 2019
PARTE II: Gastos deducibles y Gastos no deducibles
  • Capítulo I: Gastos deducibles
  • Capítulo II: Gastos no deducibles
PARTE III: Registro contable de las adiciones y deducciones temporarias. NIC 12 Impuesto a las Ganancias
PARTE IV: Formularios para presentar la Declaración Jurada Anual del Impuesto a la Renta 2019
  • Capítulo I: Formulario Virtual N° 710: Renta Anual 2019 – Simplificado – Tercera Categoría e ITF.  
  • Capítulo II: Formulario Virtual N° 710: Renta Anual 2019 – Completo – Tercera Categoría e ITF.  
FICHA TÉCNICA
Autores:
Mario Alva Matteucci
Gabriela del Pilar Ramos Romero
Victoria Rumalda Reyes Puchuri
Yanet Mamani Yupanqui
Cynthia Fiorella Basilio Padilla
Fernando Walter Effio Pereda
José Luis García Quispe
José Antonio Valdiviezo Rosado
ISBN: 978–612-322-204-8
Páginas: 440
Editorial: Instituto Pacífico SAC
Impresión a cargo de: Pacífico Editores SAC
Primera edición
Lima, febrero 2020

El crédito fiscal originado por adquisiciones solo se utiliza contra el mismo impuesto Análisis de la RTF  N.°: 00892-8-2016 INTRO...